Siempre tenemos propósitos y no hablo de los de principios de año, si no de esos, cuando van avanzando los meses y decimos “tendría que adelgazar” o “tendría que ir más al gym” pero siempre caemos en la misma excusa y es que, no tienes tiempo. Son propósitos que nos vienen a la cabeza y que los intentamos realizar para hacer nuestra vida mejor, o simplemente para sentirnos bien con nosotros mismos.

Bien, pues siempre se nos olvida el más importante de todos, ya sea por pereza o por tiempo, y es que el orden en nuestras vidas va a marcar mucha diferencia.

Si, chicas y chicos el orden es fundamental en nuestras vidas. Ya sea ordenar la casa, planificar tu horario, no importa de qué orden hablemos. Tenerlo todo bien ordenado y planeado nos ayudará a sacar más partido a nuestro día, os lo aseguro.

Pero aquí vamos a hablar del orden de una casa, y no es que todo esté perfectamente colocado, doblado y planchado, o que la funda del sofá esté impoluta, o que los cuadros no estén torcidos, sino de aquellas cosas que tienes que hacer como por ejemplo cambiar la ropa de armario, ordenar los tuppers, cambiar la bombilla fundida del baño, o incluso colgar una estantería que nunca montas. Hablo de cosas y tareas que estarían en la lista de cosas pendientes y nunca tienes tiempo para ellas porque tienes cosas más importantes que hacer, pero la realidad es que tu cerebro sin darte cuenta va guardando toda esa información y se colapsa.

¿Que hay que hacer ante esta situación? Lo primero de todo calma, no te estreses.

Lo segundo, coger lápiz y papel y escribir una lista (yo hago listas para todo).  Tienes que escribir una lista con todas esas cosas pendientes que tienes que hacer. No hace falta que hagas todas en un día, puedes hacer una cada día, así poco a poco irás tachando tareas y no te habrá ocupado gran cantidad de tiempo. Y os preguntaréis… si todo esto está muy bien… pero… ¿por dónde empiezo? Y la respuesta es muy sencilla, por tu habitación. El dormitorio tiene que ser un santuario para ti, tienes que entrar y llenarte de sensaciones de relax y paz, así que no podría ser de otra forma que empezar por allí cuanto antes. No hay nada mejor que entrar en tu habitación y ver todo ordenado en su sitio y limpio. Además de ordenar todo también puedes aprovechar y hacer una limpieza de las cosas que no utilizas (siempre guardamos cosas que no necesitamos por pena de tirarlas y al final nunca nos ponemos nada).

¿El segundo lugar donde intervenir? La cocina. La cocina tiene que estar siempre ordenada para que no sea un caos. Ordena los tuppers o tira cosas que no necesites. Tenemos que poder abrir el armario sin que se nos caigan las cosas encima!!!

Tercer lugar: el baño. Para muchos un gran olvidado.

Así que ya sabéis, cuanto más ordenada tengáis la casa más ordenada tendréis vuestras vidas!

Espero que os haya gustado y sobretodo ponerlo en práctica y veréis la satisfacción que sentiis.

Hasta el próximo lunes.

Saludos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *